Dacáveres de Jaime Merchán

dacaveres28

Marchán, Jaime (Quito, 1947)
Dacáveres : relatos preversos
Madrid : Verbum, 2005

Consultar disponibilidad

Los  relatos reunidos en este volumen tienen como hilo conductor  la cualidad de lo perverso, un atributo que no se plantea a priori sino como punto de llegada en cada narración.

Los temas tratados (celos, locura, guerra, bestialismo, necrofilia) podrían suscitar nuestro rechazo; sin embargo, no hay en estos relatos nada turbio que nos provoque repugnancia o aversión.  Muy al contrario; su lectura es deliciosa, fácil, no nos implica y desde una postura cómodamente distante contemplamos lo perverso como un ejercicio intelectual que nos permite acercarnos impunemente a las partes más oscuras del alma.

 La lectura transcurre sin contratiempos, alimentada de pequeñas dosis de horror, ironía, humor y lucidez que nos conducen a la sorpresa, el espanto o la risa, también en pequeñas dosis.

 Nada nos es ajeno, todo nos es propio: la mente de un hombre de negocios se debate entre el internamiento definitivo de su madre sometida a electrochoques y la comercialización de una línea de prendas interiores para caballeros.  Al hilo de un comentario, piensa en la Eneida, una lectura más nociva que beneficiosa que ha socavado su seguridad y ha dado lugar a la desconfianza propia del hombre de negocios.

 En Viena, en un ambiente netamente surrealista, un adiestrador de perros comprueba a qué extremo aberrante pueden conducir sus propias teorías al toparse con la depravación humana.

Muy divertido es el cuento que narra la traslación amorosa de un joven desde una tortuga galápagos (mascota robada en el zoo por encargo de su abuela) hacia una joven criada que acaban de contratar. Los amores de la mascota también evolucionan: abandona a su dueño para fijarse en un Volkswagen verde aparcado en el garaje.

 “La vida era una provocación organizada y la muerte su única liberación” piensa el protagonista de la narración que da el título al libro (“el propio término ca-dá-ver llevaba en su segunda sílaba ese significado de dación”),  un necrófilo de manual que cuestiona nuestra caracterización de la perversión.

Los relatos de Jaime Marchán están muy bien escritos:  su estilo es directo, el lenguaje es rico sin ser complejo, la sintaxis clara, intercala numerosas referencias cultas y recurre con frecuencia al humor y la ironía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: